Directrices para la silvicultura urbana y periurbana

0
430

Año: 2017
Editor: FAO Forestal,
Paginas:179
ISBN: 978-92-5-309442-4
Acceso: http//www.fao.org/3/b-i6210s.pdf
Autores; Fabio Salbitano; Simone Borelli; Michela Conigliaro; Yujuan Chen

Dirigido a una audiencia mundial que comprende las instancias decisorias urbanas, funcionarios públicos, asesores políticos y demás partes interesadas, contribuirá al desarrollo de bosques urbanos y periurbanos que ayuden a las

ciudades a resolver sus exigencias actuales y futuras de productos forestales y servicios del ecosistema. Estas directrices contribuirán también a aumentar la sensibilización sobre las contribuciones que los bosques y los árboles pueden aportar para mejorar la calidad de vida, y sobre su papel fundamental en la sostenibilidad mundial.

Las décadas recientes se han caracterizado por una creciente migración desde las áreas rurales a las urbanas. Como consecuencia, desde 2008 y por primera vez en la historia, más de la mitad de la población mundial vive en los poblados y ciudades, y se ha previsto que este porcentaje aumentará hasta un 70 por ciento en 2050. En su expansión, las ciudades rediseñan y alteran los paisajes naturales, creando microclimas en los cuales las temperaturas, precipitaciones y vientos son diferentes de los de la campiña adyacente. El desarrollo urbano tal y como se ha llevado a cabo frecuentemente produce el agotamiento y la degradación de los ecosistemas naturales en y alrededor de las áreas urbanas, la pérdida dramática de servicios ecosistémicos fundamentales y, potencialmente, la insuficiente resiliencia ante perturbaciones como las causadas por el cambio climático.

A la par de la urbanización mundial, los desafíos del desarrollo sostenible se concentran cada vez más en las áreas urbanas, en particular en los países de bajos y medios ingresos, donde la urbanización a menudo se ha desarrollado rápida y espontáneamente y la carencia de planes estratégicos, produciendo pautas insostenibles de uso de la tierra.

La evidencia de la insostenibilidad del crecimiento urbano está captando cada vez más la atención pública sobre la necesidad de modelos urbanos sostenibles capaces de responder a las crecientes demandas de alimentos y de servicios ecosistémicos básicos. La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó recientemente los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que incluyen muchas de las metas directamente relacionadas con las ciudades.

Los planificadores urbanos y los administradores de las ciudades se enfrentan a desafíos cotidianos en la gestión de entornos urbanos complejos, entre otros, el mantenimiento de suficientes alimentos saludables y seguros, agua potable, aire puro, energía, viviendas y áreas verdes; además de enfrentarse a conflictos de interés relacionados con el uso de la tierra. Hoy más que nunca, deben afrontar el desafío de garantizar que sus ciudades sean económica, social y ambientalmente sostenibles, resilientes y capaces de suministrar los servicios ecosistémicos requeridos por sus ciudadanos para una buena calidad de vida.

Si están bien diseñados y gestionados, los bosques urbanos son fundamentales para responder a estos desafío; los bosques urbanos pueden aportar enormes beneficios a la sustentabilidad ambiental, a la viabilidad económica y a la habitabilidad de los asentamientos urbanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here