Estrategia nacional sobre biodiversidad de México

0
1047

Plan de acción 2016-2030

México tiene una riqueza natural y cultural extraordinaria que se explica, en gran parte, por su posición latitudinal, su compleja historia geológica, su accidentada topografía y su gran litoral frente a dos océanos y un mar propio. Esto ha permitido que en nuestro país se desarrollen prácticamente todos los ecosistemas terrestres, la mayor parte de los marinos presentes en el mundo, además de numerosas y singulares culturas.

Los ecosistemas nos proporcionan servicios que son esenciales para nuestra sobrevivencia y bienestar, por ejemplo, nos brindan alimentos, madera, fibras y principios activos para elaborar medicinas. Éstos captan el agua de lluvia que se infiltra en el suelo abasteciendo cuerpos de agua naturales (manantiales, ríos, lagos y humedales) y artificiales; son responsables de renovar el suelo y mantener su fertilidad; capturan el bióxido de carbono de la atmósfera disminuyendo el potencial del calentamiento global; albergan a los polinizadores imprescindibles para la fertilización de las plantas. Además, los ecosistemas nos ofrecen beneficios recreativos, culturales y espirituales.

El severo deterioro de los ecosistemas y sus servicios ambientales son consecuencia del impacto del crecimiento económico y la irracionalidad en el uso y sobreexplotación de los recursos lo que ha propiciado la disminución y la pérdida de la biodiversidad mundial, poniendo en riesgo el funcionamiento de los ecosistemas y la provisión de bienes y servicios.

La humanidad tiene desafíos trascendentales para su propia supervivencia, que tienen que ver con los patrones y los niveles de consumo impuestos por modelos económicos que no internalizan el costo de la degradación ambiental. Estos retos implican enfrentar al cambio global resultante de la pérdida de los ecosistemas y el cambio climático. Además de detener la pérdida de la biodiversidad y la degradación de los ecosistemas y sus servicios ambientales, así como restaurar los ya degradados, especialmente recuperando los suelos erosionados o empobrecidos.

En México, las actividades humanas han impactado negativamente nuestro gran patrimonio biológico. Por lo que es necesario emprender cambios en todos los sectores y ámbitos de la sociedad para detener el deterioro de la biodiversidad y lograr su conservación. En el periodo de 2010 a 2015 la población en México se incrementó a siete millones de habitantes que representa 1.4% de crecimiento promedio anual. Las proyecciones al 2030 indican que habrá 16 millones de personas más que en la actualidad, lo cual implica una mayor la demanda de bienes y servicios ambientales que proveen los ecosistemas, algunos de los cuales enfrentan actualmente graves procesos de deterioro.

La perspectiva de mejorar el bienestar de la población mexicana depende de nuestra capacidad, individual y colectiva, para establecer objetivos concretos en materia de conservación, manejo sustentable y restauración de los ecosistemas naturales de México. Lo anterior se puede lograr mediante la creación y el fortalecimiento de instrumentos regulatorios, económicos y de mercado que permitan impulsar el aprovechamiento sustentable de la biodiversidad. Es necesario reforzar la consciencia sobre la importancia de los ecosistemas como proveedores de los servicios ambientales esenciales para la vida.

Tras más de veinte años de esfuerzos globales importantes, a partir de la adopción del Convenio sobre la Diversidad Biológica, los retos han resultado mayores, en particular para países con una riqueza biológica importante. En 2010 adoptó un Plan Estratégico para el periodo 2011–2020, que establece 20 metas ambiciosas pero realizables, conocidas como las Metas de Aichi, con las cuales México está comprometido a cumplir.

En el 2000 México publicó su primera Estrategia Nacional sobre Biodiversidad, pero quedó pendiente la elaboración de un plan de acción para implementarla. Los avances desde esa fecha son relevantes, pero no suficientes para detener las tendencias de degradación de los ecosistemas del país. Por ello, la actualización de la Estrategia Nacional sobre Biodiversidad de México y Plan de Acción 2016–2030 constituyen una gran oportunidad para que mediante acciones colectivas se logren integrar criterios de conservación y uso sustentable de la biodiversidad en las políticas, los planes y los programas de todos los sectores económicos del país.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad fue designada para coordinar el proceso de elaboración de esa estrategia- El documento se formuló mediante el trabajo de más de 370 personas expertas de todos los sectores involucrados con el conocimiento, la conservación y el uso sustentable de la biodiversidad. La estructura se compone de seis ejes estratégicos, 24 líneas de acción y 160 acciones mediante las que se han establecido las necesidades y las prioridades de atención a la biodiversidad del país, así como los plazos y los actores implicados en su implementación, seguimiento y evaluación. Todos estos elementos son decisivos para asegurar la permanencia del patrimonio biológico de México. Además, el documento está alineado al Plan Estratégico y las 2011-2020 del cdb Metas de Aichi, y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de tal manera que es posible identificar el aporte de las acciones de este instrumento a los compromisos internacionales de nuestro país.

Sin duda alguna, la publicación de la Estrategia Nacional sobre Biodiversidad de México y Plan de Acción 2016-2030 marca la pauta para la instrumentación de las acciones planteadas. Para ello, se propone el establecimiento de una instancia intersectorial de integración para su implementación.

José Sarukhán Kermez. Coordinador Nacional de la conabio
La COP (Conferencia de las Partes) es el máximo órgano de gobierno del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). Durante la COP 13 celebrada en diciembre de 2016, en Cancún,

 

Quintana Roo, México, el Dr. Sarukhán, hizo la presentación de la Estrategia Nacional de Biodiversidad. En ese evento se entregó el Premio “Campeones de la Tierra”, que reconoce a los líderes de varios sectores, cuyas acciones impactan positivamente el medio ambiente. Uno de los galardonados fue el Dr. José Sarukhán Kermes por toda una vida dedicada a la biodiversidad.

 

El documento completo se puede consultar en www.biodiversidad.gob.mx/paia/ENBM.html

Compartir
Artículo siguienteBeneficios de 1 hectárea de bosque

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here